≪ Actualidad

LA CRÓNICA (UE LLAGOSTERA 0-CD ALCOYANO 1)

afoto novedad

Esta temporada habrá más campos de césped artifical que nunca en el Grupo III de Segunda B. Es uno de esos condicionantes que van a marcar la competición. Ayer el Deportivo supo adaptarse a este aspecto. Los gladiadores de Toni Aparicio pelearon como nunca, sabiendo que el fútbol de salón había que aparcarlo para mejor ocasión. En Llagostera había que abogar por el fútbol físico, las disputas, el choque, las segundas opciones, el juego directo, los rechaces y la pizarra. Y ahí estuvo excelso el Alcoyano, que conocía cómo dominar estos aspectos del juego. La lección ya la sabía de memoria. 

Aunque en la primera mitad Bañuz tuvo que intervenir en un par de ocasiones para abortar diversas situaciones de peligro de la UE Llagostera, en ningún momento padeció las embestidas del rival. Manejó bien el tempo del encuentro y supo repeler con acierto el intercambio de golpes en la zona defensiva. Mario, Galas, Barreda, Navarro, Ribelles y Pau Bosch fueron auténticos muros de contención. 

Tras el tiempo de receso, el CD Alcoyano salió dispuesto a decidir el duelo para decantarlo a su favor. David Torres, muy activo y con presencia en todas las disputas, habilitó un pase hacia atrás de cara en el costado derecho para Pau Bosch. El de Lleida metió un centro al interior del área para que Mariano controlara ante Ayala y batiera con posterioridad a Marcos. Jugada marca de la casa para el tanque de Benidorm, que peleó para obtener el preciado botín. 

Sería injusto destacar a uno o varios jugadores por encima del resto. El Alcoyano funciona como un bloque. Todos los futbolistas que participaron en el partido merecen el sobresaliente. Este equipo posee muchas virtudes sobre el verde, pero se antoja prioritario subrayar que son una familia fuera del terreno de juego. Son detalles que no pasan inadvertidos. 

El próximo domingo, a las 19.30 horas, El Collao vestirá sus mejores galas para vivir el clásico ante el Hércules. Es el escenario que todos los alcoyanistas anhelan a lo largo de una temporada.