≪ Actualidad

LA CRÓNICA (CD EBRO 1-CD ALCOYANO 1)

afoto novedad

El punto sumado en Zaragoza se antoja corto. El CD Alcoyano luchó, incluso durante diez minutos con uno menos, para revertir el extraño gol encajado. Finalmente, se tuvo que conformar con el empate ante el CD Ebro. Y eso que Ángel, que soñará con Montoya, dispuso de buenas opciones para marcar. 

De la primera parte es difícil rescatar alguna cosa. El Deportivo controló al CD Ebro que, aunque lanzó más saques de esquina, apenas si inquietó a Marc Martínez. Seligrat, conocedor de escenario que esperaba al Alcoyano, apostó por dos puntas de lanza que disputaran todos los balones y las segundas jugadas. El juego de salón en La Almozara es una misión casi imposible, puesto que el césped artificial no invita a ello. Muchos rechaces, poca circulación y físico es lo que prima en un campo así. Había que tirar de oficio.

De la segunda mitad tan sólo hay que borrar el accidente del gol. Toni Seligrat lo explicaba así en sala de prensa: "La jugada clave es el gol de cine cómico que volvemos a encajar. Un globo de mi central que la tira arriba y mi portero no la ve". A pesar de esta circunstancia el conjunto alcoyanista reaccionó. La entrada de Ángel fue clave. El talentoso jugador sajeño primero estrelló un esférico en el travesaño. Luego también vio cómo Montoya abortaba sus otros intentos. No obstante, en escena apareció David Torres fabricando un auténtico golazo con su zurda de oro. Desde unos 30 metros lanzó un cañonazo que se alojó en la escuadra del meta rival. Inapelable. 

Restaban 15 minutos más la tarifa suplementaria y el CD Alcoyano lo dio todo para vencer. Metió al Ebro en su territorio e incluso con diez creó peligro. Las ganas de sumar tres puntos llevaron a Marc a sumarse a rematar dos saques de esquina. Este es sello de un equipo inconformista y con carácter ganador que lleva el gen de Seligrat. 

La próxima semana, viernes 14 de abril a las 17.30 horas, el Alcoyano recibirá en El Collao al Atlético Saguntino. El flamante campeón de la Copa Federación será un hueso duro de roer.