≪ Actualidad

ZONA MIXTA

afoto novedad

Óscar López, titular de nuevo en el CD Alcoyano, declaró en zona mixta que “volver a ganar aquí nos da ilusión y es un golpe de moral para el equipo”. Y es que los tres puntos han colocado al Deportivo nuevamente en la rampa de lanzamiento para atacar las posiciones de play-off. Ahora ese escenario está a menos de una victoria. No obstante, hay que mantener los pies en el suelo y no perder la perspectiva de la complejidad del Grupo III de Segunda B.

El valenciano puso el acento en ciertos detalles que fueron valorados en la previa del partido: “Era importante llegar con la portería a cero al descanso. Hemos madurado el partido y sabíamos que íbamos a sufrir”, dijo Óscar.

En cuanto al primer gol, donde la pizarra funcionó, indicó que “hacer un gol a balón parado viene bien porque reafirma el trabajo de la semana”. De este modo, todo lo ensayado hasta la fecha tuvo su recompensa en el Rico Pérez.

El capitán ayer sobre el césped agradeció todos los ánimos recibidos desde la grada en el derbi ante el conjunto herculano. “Le damos las gracias a la afición por estar con nosotros, apoyarnos y también por estar en los momentos difíciles. Esta victoria va para ellos”, apostilló.

Cuestionado por el nuevo panorama que se abre en la tabla, aseveró que “queda mucho y hay que seguir así, pero partido a partido. En mayo ya se verá dónde estamos”, zanjó.

Por su parte, Víctor Mongil, observó que el choque “era un derbi y ese respeto en el campo se ha visto”. Respecto al triunfo frente al Hércules reconoció que los herculanos son “un rival directo”. “Volvemos a ganar fuera de casa, sacamos cosas positivas y ahora a corregir errores y seguir funcionando como equipo”, apuntó el central vallisoletano.

Mongil también tuvo palabras generosas para la parroquia alcoyanista que se dio cita en el Rico Pérez: “Sin ellos y sin su último aliento, no hubiese sido lo mismo. Les agradecemos que estén con nosotros a muerte”.

Respecto a su rol en el equipo, Víctor Mongil dejó claro que su papel pasa por “intentar dar el máximo de mí y que el míster cuente conmigo para cuando él requiera”.