≪ Actualidad

SALA DE PRENSA (CD ALCOYANO-POBLA DE MAFUMET)

afoto novedad

Andrés Palop valoró en sala de prensa la trascendencia de la victoria y explicó la relevancia de la misma. “Son importantes los tres puntos. Nos hemos puesto por delante con el 2-0, sabiendo donde podría tener las carencias el equipo contrario. No cierras el partido del todo y con el 2-1 la incertidumbre rodea a este estadio. Si no terminas de cerrar un partido, hay un equipo enfrente que propone buen fútbol y por eso llevaba ocho jornadas sin perder”, explicó el técnico. Además, añadió que valoraba la victoria “positivamente porque no es fácil lo que está haciendo el equipo con la presión añadida que tiene”.

Respecto a las dificultades surgidas en el transcurso del encuentro, Palop relató que “si cierras el partido, se termina”. Con todo, el de L’Alcúdia puso el acento en la intranquilidad de la grada. “La afición de El Collao aprieta y quedarse con uno más no quiere decir que seas dominador absoluto. En Olot ganamos con diez y ante el Atlético Levante con nueve tuvimos la posibilidad de empatar. Eso no significa que vayas a avasallar”, puntualizó.

El entrenador valenciano fue más explícito y se explayó para dar su versión del caldo de cultivo que provoca que la parroquia blanquiazul muestre su descontento a las primeras de cambio. “Algo falla. Si hay algo que falla me gustaría que se centraran en mi persona. Mis jugadores dan todo lo que pueden, pero no pueden jugar presionados, nerviosos y con el público en contra silbándote desde el minuto tres de la segunda parte. Eso no es bueno para nadie. Estamos en Segunda B y equipos como este nos pondrán en dificultades. La Pobla llevaba ocho jornadas sin perder y le hemos ganado, así que algo haremos bien. Hay que valorarlo y tender la mano a estos jugadores que están sufriendo”, manifestó.

Palop fue más allá en sus declaraciones y analizó de forma exhaustiva lo sucedido: “Es cierto que el equipo no está en la posición que todos queremos, pero para ello debemos remar todos juntos. Me gustaría que tuviésemos humildad y si al final del partido no les gusta cómo juega el equipo que me piten a mí, a los jugadores no. Necesitamos de todos. El rival tiene que notar que la afición no deja de apretar y, si superamos esa barrera, el equipo crecerá mucho más”, zanjó.